¿Qué tanto sabes de la conmemoración del Viernes Santo?
abril 2, 2021
Cinco personas pierden la vida en accidente de tránsito en Independencia
abril 2, 2021
Mostrar todo

Santo Domingo.- Decenas de personas, entre ellas familiares, amigos y autoridades del Gobierno han llegado la noche de este jueves a la fu-nera-ria Blandino de la avenida Sabana Larga, donde son vela-dos los restos de los esposos pastores Elizabeth Muñoz y Joel Díaz, quienes fueron acribi-llados a ti-ros por policías en Villa Altagracia.


Entre los presentes se destacan el ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez, y el enlace de las iglesias evangélicas ante el Poder Ejecutivo, el pastor Dío Astacio, entre otras personalidades.

Además, se espera la llegada del presidente de la República, Luis Abinader para dar el pésame a los familiares de los evangélicos ultimados. El ambiente que reina en el lugar es de llan-to, pesar y do-lor por la muerte de la pareja de esposos de evangélicos.

Al momento de su deceso, regresaban de un culto evangélico en Villa Altagracia, cuando fueron ase-sina-dos a tiros por agentes policiales.


En el velatorio no se permiten más de 25 personas dentro del salón donde reposan los restos de Elisa Muñoz y Joel Díaz, quienes residían en Sabana Perdida.


El sepelio de la malograda pareja de esposos Muñoz y Díaz será realizará este viernes en horas de la tarde, según se informó.

Durante el transcurso del velatorio fue notoria la presencia de varios funcionarios del Estado, entre ellos el ministro de Interior y Policía Jesús Vásquez Martínez, quien se mostró desconsolado al momento de ir a expresar sus condolencias a los parientes de las víc-tima y calificó el hecho como “lamentable” al considerar que estos eran una pareja ejemplar en la sociedad.


Así mismo, estuvieron presentes Dio Astacio y el pastor Ezequiel Molina, quienes en conjunto con los pastores que predicaban junto a la joven pareja dirigieron la actividad solemne de las alabanzas e himnarios de despedida.

El ambiente percibido en la funeraria fue uno des-garra-dor y de conmoción, justo como es el sentir de la población dominicana al enterarse de las circunstancias de la tragedia.