Policía Nacional dice no hubo agresión en casos en que detenidos murieron

Joven huye de la Policía, choca con un cristal y muere en Higüey
mayo 4, 2022
Apresan a La Demente prófuga por el caso Rochy RD
mayo 5, 2022
Mostrar todo

Santo Domingo – Las últimas muertes de ciudadanos después de haber sido detenidos por agentes han puesto a la Policía Nacional en el ojo público. Familiares y relacionados refieren que las víctimas murieron a causa de agresión física por parte de miembros de la institución.

Sin embargo, el inspector general de la Policía Nacional, general de brigada, Claudio Peguero, sostuvo en el programa 55 minutos con Julissa Céspedes que en ninguno de los casos hubo agresión o exceso de la fuerza por parte de agentes.

Las muertes de David de los Santos, en Santo Domingo, José Gregorio Custodio, en Ocoa, o Richard Báez, en Santiago, tienen un elemento común. Todos murieron por contusiones a causa de golpes recibidos, luego de haber sido detenidos por miembros de la Policía Nacional.

Los hechos han conmocionado al país. Por ello, la institución del orden ha tenido que dar la cara. Pero el general Peguero aseguró que en estos casos sus miembros no recurrieron al exceso de la fuerza.

“A veces pareciera que hay un patrón, que están pasando cosas que no necesariamente después de que haces la investigación son así (…). Pasan y han pasado situaciones de excesos y nosotros tenemos una cantidad importante de investigaciones y sanciones por exceso de uso de la fuerza. En estos últimos casos no hubo exceso por parte de la Policía Nacional. Ningún miembro agredió físicamente a ninguna de estas personas”, explicó el inspector.

El inspector general de la Policía Nacional, general de brigada, Claudio Peguero, defiende actuación policial en casos en que detenidos murieron. Asegura que ningún miembro agredió físicamente a ninguna de estas personas.

No obstante, admitió que en el caso de David de los Santos hubo negligencia. Aunque dijo que corresponde al Ministerio Público determinar lo que sucedió dentro de la celda. Allí David pasó sus últimas horas antes de ser llevado al hospital en estado delicado de salud.

“No hubo ningún contacto físico, excepto cuando lo recogen en Ágora Mall, y lo llevan al destacamento Naco. Llega en un estado eufórico, violento e intenta escaparse. Sale corriendo. Lo apresan nuevamente, y es ahí donde a él lo esposan y lo entran a la celda.