¿Quién es Kimberly Jiménez, la dominicana que busca ganar la segunda corona de Miss Universo?
mayo 15, 2021
Centro educativos no están aptos para reanudar las clases
mayo 15, 2021
Mostrar todo

El ministro de Interior y Po­licía, Jesús “Chu” Vásquez Martínez, anunció a inicios del mes en curso que se­ría el domingo 16 de mayo cuando iniciaría el Plan de Desarme a la población, que forma parte de la nueva políti­ca de Seguridad Ciudadana realizada por el presidente de la República, Luis Abinader.


A pesar de que este domingo está justo encima, hasta el momento se desconoce el pro­ceso de la logística se des­conoce. Al instante de la publicación de este escrito y pese a los esfuerzos de los reporteros, no se sabía en qué zona del país iniciaría el proceso vo­luntario de desarme ni tampoco los puntos que utilizarían pa­ra dicho procedimiento.

“Estamos ultimando de­talles para todo lo relati­vo”, fue la única respuesta de la dirección de comunicaciones del minis­terio de Policía, sin revelar más deta­lles sobre el proceso.


El “Plan Nacional de Desarme por la Paz” busca “recoger” las armas ilegales de las calles, que están en “manos de personas desaprensivas” y que aten­tan contra la seguridad de los dominicanos.


Hasta el momento se sabe que, para garan­tizar su funcionalidad, el referido plan contará con cuatro fases.
La primera fase contempla promover el rigor de los procesos con el que se otorgan li­cencias para porte y tenen­cias de armas.

En la fase dos se implemen­tará el programa de entre­gas de armas y municiones de mane­ra voluntaria.


En la fase tres, el Ministero de Interior y Policía pondrá en marcha un programa de regulariza­ción de licencias de porte y tenencia de armas de fuego, con el fin de que los titulares de li­cencias que no han renovado su permiso y/o que no están al día con el pago de las tasas co­rrespondientes, lo lle­ven a cabo en un plazo que dispondrá el Ministerio por vía resolutiva.


La cuarta y última fase dispondrá de un plan estratégico con el objetivo de localizar y validar el estado legal de tenencia de las ar­mas registradas, así como la persecución de aquellas que no estén regis­tradas.