Mujer mató a puñaladas a su marido, le cortó los testículos con una motosierra y los cocinó en el horno

Regidor Mario Sosa renuncia al bloque del PRM en Concejo de Regidores
mayo 19, 2022
Venya Carolina arremete contra el Boli tras comparar su salud mental con Pachá
mayo 19, 2022
Mostrar todo

Una mujer acusada de cortar los testículos de su esposo con una motosierra y cocinarlos en la placa del horno ha sido arrestada como sospechosa de su asesinato.

Se cree que Teresa Peric, de 46 años, drogó a Srdjan Peric, de 42, antes de matarlo a puñaladas, cortarlo en pedazos y hervir sus restos en una sartén enorme.

Según los informes de los medios locales, el horrible asesinato tuvo lugar en la casa de la familia en Zrenjanin, Serbia, alrededor de las nueve de la noche del martes 10 de mayo.

De acuerdo a los medios serbios, la hija adolescente de Teresa fue testigo del espantoso asesinato y contó lo ocurrido a la policía.

La adolescente, hija de un matrimonio anterior de Teresa e identificada como D. Lj., reveló que su padrastro fue apuñalado mientras se despertaba tras ser drogado por la mujer.

Teresa Peric continuó golpeándolo con su cuchillo incluso mientras el hombre se arrastraba hacia la sala de estar, dijo la adolescente.

En ese momento, la hija corrió a buscar a su hermano. Ahí fue cuando escuchó el ruido de una motosierra proveniente del interior de la casa.

Los jóvenes amenazaron con llamar a la policía. Al ingresar a la casa, vieron el cadáver mutilado de Srdjan tirado en el suelo.

La adolescente dijo que su madre ya le había dicho que quería matar a su esposo, a pesar de sus súplicas de que no lo hiciera.

Tanto ella como los vecinos informaron que la pareja peleaba a menudo, debido a los celos y la supuesta pereza de Srdjan.

En un incidente reciente, Teresa supuestamente prendió fuego a la cama donde dormía su esposo.

Según reportaron medios locales, la pareja había estado junta durante dos años, durante los cuales Srdjan pasó un mes bajo custodia después de que Teresa lo denunciara a la policía.

Según los informes, a Srdjan se le prohibió acercarse a su esposa en el momento del incidente. Sin embargo, ambos habían optado por ignorar la orden judicial.

Los lugareños informaron que la pareja se separaba con frecuencia y luego volvía juntarse.