Piden arresto domiciliario contra Germosén y sin grillete, porque “hasta eso lo suplía Alexis Medina”
diciembre 6, 2020
Recesan conocimiento de medida de coerción de Anti Pulpo para las 2:00 de la tarde del lunes
diciembre 7, 2020
Mostrar todo

Rep.Dom.- Hay un dicho que desde chiquito lo conocemos y es la frase de lo que seda no se quita.


Mediante un video que estuvimos viendo en días pasado, donde el productor y comunicador Santiago Matías le pidió de vuelta un motor que el había regalado.


Quizás muchos no conocen sobre los famosos rabakuku, que son los siervos de Dios Felipe y soporte.

Quienes son dos jóvenes encargado de llevar las palabras de Dios a cada rincón del mundo.


Santiago Matías “alofoke” quien le había regalado un motor 0 kilómetros a unos de los pastores, ya que este no tenia como movilizarse.


Y decidió hacer la obra y le regalo un Motor a unos de los jóvenes, o mejor dicho al que se hace llamar soporte.

Santiago quien mediante un video en su plataforma de alofoke radio show, hablo de una forma muy despectiva de Felipe y soporte, pero en especia de Felipe.

A quien le dijo que el es un cristiano malo, y que es una persona envidiosa, porque no soporto que le regalaran un motor a su compañero soporte.

Mediante dicho video alofoke dijo que no hay nada en contra del joven soporte, pero al ver que este también es un “demagogo,” pidió que le devolviera el motor que le regalo.
Dicho video llego a la vista y oídos de muchos que siguen a los pastores, como también a los oídos de ellos, y decidieron devolver el motor.

Estos le pidieron disculpa al comunicador Santiago Matías, donde decían que si en algún momento lo ofendieron que los perdonaran.


Y como pudimos apreciar en el video, esto le devolvieron aquel motor que en un momento Santiago Matías le regalo, pero así como se lo regalo se lo quito.

Acción que se ve de muy mal gusto de una persona, quien supuestamente lo que da lo da de corazón, pero ya vemos que no es así al parecer todo es por “sonido.”

Ojala y que Dios perdone ese acto tan inhumano de Santiago Matías, porque lo que se da no se quita.