LOS REMANENTES DE LA CORRUPCIÓN EN EL CONSULADO DOMINICANO EN CUBA

Dos Generaciones pide modificación reglamento Premio Nacional de Periodismo
abril 15, 2021
El Pachá dice que se merece el Gran Soberano
abril 15, 2021
Mostrar todo

POR: JULIANA PONSE
 
La corrupción política y administrativa está dentro de los principales problemas que preocupan hoy a la inmensa mayoría de las naciones del planeta. Es causa de la crisis social y de descrédito de gobiernos y partidos.


Pero nos llega a la mente una pregunta, ¿Qué nos mueve a ser corrupto? Esta interrogante nos lleva a una reflexión profunda y psicológica que, nos permita conocer las razones reales del comportamiento de cada sujeto en determinado ambiente.


 La corrupción constituye una potencial amenaza a la seguridad de las naciones, porque mientras hayan funcionarios que se aprovechan y utilizan en beneficio propio los recursos del Estado y son utilizados en detrimento de los mejores intereses de la nación.


 Nuestro análisis se centra en hablar de los remantes de la corrupción en algunos funcionarios de la administración del expresidente Danilo Medina, en especial del ex cónsul general de República Dominicana en La Habana, Víctor Guillermo Librán Báez, quien le fue allanada su residencia por el PEPCA.
 
Según el expediente de la Procuraduría, Librán es uno de los primeros socios y el mayor de ellos, de Juan Alexis Medina, hermano del Presidente Danilo Medina, quien ha establecido una polémica red de empresas y sociedades comerciales con las que ha ganado millones de pesos en licitaciones del Estado. Todos estos argumentos a otras preguntas, por ejemplo: ¿Quiénes eran los secuaces del ex cónsul, en el consulado? ¿Quiénes conformaban esa trama desde su sede consular?
 
De esta pregunta nacen dudas, repuestas y más preguntas, una de ella es hasta donde estaba involucrada la mano derecha del cónsul, la señora Náyade Gutiérrez Álvarez, quien era la mano derecha del señor Víctor Guillermo Librán Báez,  y  que hasta ahora no ha sido investiga ni por las autoridades cubanas, ni por las autoridades dominicanas, su cercanía y funciones estaban estrechamente vinculada a toda esta trama, tanto con las empresas privadas, como en el quehacer del consulado, desde donde, por el apoyo e influencia se realizaron actividades,  que favorecían a  empresas de viajes, cabe señalar que su  asistentes o secretaria ejecutiva estaba al tanto de todo el quehacer diario del prófugo de la justicia.  
 
¿Por qué hablamos de remanentes?: por la razón de que, en la mayoría de los casos de corrupción, solo vemos la cabeza, pero no las partes del cuerpo, cuerpo que en determinados momentos hace mayor función que la misma cabeza, si necesita eliminar algo que esta mal, debe cortarse de raíz, y en el consulado dominicano solo se cortó el tronco, las raíces siguen haciendo daño y peor aún, cada día brotan y cogen más fuerzas.
 
Hablar de corrupción, no es solo hablar en teoría, es hablar de la práctica, el tráfico de influencia, el amiguismo, todo esos son factores que influyen a que cresca el monstro que más daño le hace a la administración pública.
 
Es un fenómeno tan contaminante que puede generar apatía en muchos sectores de la sociedad. El mayor peligro es que la población no tiene percepción del riesgo que representan para la nación este gran flagelo.


 Según la prensa dominicana, en específico el (Listín Diario), en fecha 3 de diciembre del 2020, se señala que Víctor Guillermo Librán Báez se encontraba en suelo cubano, y más tarde se da a conocer que había abandonado dicho territorio, pero a la fecha no se ha podido identificar el paradero real del ex funcionario.


Sin embargo la mano derecha que ante hemos mencionado, la señora Náyade Gutiérrez Álvarez, según las indagatorias, se encuentra asistiendo al nuevo cónsul General de la Republica Dominicana en la Habana.


 Nos cabe preguntarnos ¿Cuál es la política del cambio? Hasta donde los principales actores o manos derechas de los corruptos y fugitivos, continúan asesorando, guiando y haciendo las mismas prácticas que hacían ante. EL cambio como la palabra en si lo expresa, es cambiar, renovar, no puede haber cambio en una institución en donde los funcionarios que eran los asesores, despachaban y tenían un vínculo directo con los corruptos, siguen guiando los pasos de los nuevos funcionarios.  Si queremos cambios, cambios reales, hay que comenzar dando ejemplo.