Educación recula y atrasa apertura de escuelas; dice ‘garantía de salud es innegociable’
febrero 8, 2021
Haitianos apedrean Consulado dominicano en Cabo Haitiano
febrero 8, 2021
Mostrar todo

SANTO DOMINGO.- Los profesores de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) se declararon en huelga este lunes, en el primer día del semestre, en un paro con un gran seguimiento entre los docentes, que exigen mejores condiciones laborales.

La Federación de Asociaciones de Profesores (Faprouasd) informó que el cien por cien del profesorado ha dado seguimiento a la huelga.


Por medio a los grupos de Whatsapp y otras vías, los docentes que tenían clases a las 7.00 de la mañana han comunicado que se abstuvieron de acceder a la plataforma virtual por la que se iban a impartir las clases virtuales, atendiendo a las orientaciones del Comité Ejecutivo Nacional por mandato de la Asamblea General.

En plena huelga, autoridades universitarias y gubernamentales se reunieron este lunes con representantes del profesorado para buscar una solución a las demandas del gremio que permita el inicio de la docencia.


La rectora de la UASD, Emma Polanco, el ministro de Educación, Franklin Garcia, y la dirección de la Faprouasd acordaron constituir una comisión técnica para hacer un estudio financiero de factibilidad y presentar una propuesta de indexación y otras soluciones a las demandas del gremio, a corto y mediano plazo.

Dicha comisión se reunirá de emergencia este martes y, tan pronto exista una propuesta concreta el Comité Ejecutivo Nacional estará convocando una Asamblea General para conocerla, informa un comunicado de Faprouasd.


El paro de docencia se mantendrá hasta que la asamblea apruebe la propuesta que resulte del diálogo, agrega la Faprouasd.


Entre sus reivindicaciones se incluye el desarrollo de una evaluación de los resultados del pasado semestre que permita establecer correcciones para garantizar la calidad de la docencia virtual.

Asimismo, los profesores exigen la mejora de las condiciones laborales de los docentes activos y jubilados, que implica la indexación salarial en un 40 %, el establecimiento de un salario base no menor de 60,000 pesos para los profesores jubilados que siguen trabajando y el financiamiento de los costos que implica el teletrabajo.


También aspiran a contar con apoyo tecnológico de conectividad para los estudiantes, entregándoles equipos con internet para garantizar el cierre de la brecha digital, reducir la deserción estudiantil y garantizar la calidad de su proceso de aprendizaje.