Diputados aprueban otro préstamo de US$100 millones; sorprendiendo a la oposición
julio 29, 2021
PRM entrega al PLD placa de reconocimiento por “el más corrupto de la historia”
julio 29, 2021
Mostrar todo

El vocablo, muy popular entre la población –de todas las clases sociales- es muy específica de un segmento de la población que viene de la música urbana.


“La RAE ha rechazado registrar “teteo” como una forma –ni siquiera coloquial o popular- de hablar”, según expresó el comunicador Wellintong Carpio en un podcast de Nateevos.

El periodista explicó que los giros idiomáticos que tenemos en el país -por tantas influencias- se pueden pronunciar (o tratar) de manera jocosa, pero “no debemos descuidar de la formación básica, que a futuro puede perjudicar” y volverse en contra de los futuros profesionales del país.

Aconseja se debe “fomentar la comunicación más allá de la lectura y que para “conservar el coloquialismo, el reto está en la lecto-escritura de los niños que estamos educando actualmente”.


Durante su participación especial en “Viajando al origen con Nateevos”, dijo le “preocupa se descuide la forma correcta de hablar” y recomienda tener cuidado con muchos términos que pronunciamos con frecuencia.

-Un teteo es definido por la web “Que quiere decir“, como una fiesta o un “junte” de personas con el propósito de divertirse y pasarla bien, tomando bebidas alcohólicas y otras sustancias.
«La voz “teteo”, recientemente difundida en una canción de gran éxito en República Dominicana, no se registra en los recursos que se encuentran a nuestra disposición. Los creadores la han definido como sinónimo de “baile”, “fiesta”, “rumba”». publicó @RAEInforma.


“Ahora el locutor, abogado, estudiante, ingeniero, periodista, comentarista de radio o televisión y hasta el profesor, parecería que se prestigia, luce actualizado y eleva su nivel idiomático cuando habla y escribe igual que el iletrado que está cherchando y tomando cervezas al son de un estridente reguetón en la esquina del barrio”, comenta Domingo Caba Ramos en un reportaje de DL.

Todo es «teteo», «teteo» y «teteo». A todo lo anterior se agrega el interés de muchos por parecer más jóvenes de la cuenta, empleando para tal fin las jergas juveniles o lo que los lingüistas llaman “Sociolecto de la juventud”.


Y por esa razón, ahora las pautas lingüísticas y lexicales parecen trazarlas, no los escritores y profesores de lengua española, como antes, sino unos mozalbetes, cultivadores de un famoso género llamado “urbano”, a quienes les basta inventarse un disparate expresivo para que hablantes de todos los estratos sociales, envueltos en las redes irracionales de la masificación lingüística y, como loros desenfrenados, comiencen a repetirlo sin parar.