“Éramos un cuatro pa’ cuatro en la cabaña, me agarraron durmiendo”
junio 22, 2021
Margarita: Sube el costo de la vida, el dine­ro ya no alcan­za
junio 22, 2021
Mostrar todo

La dominicana María Kelly, de 49 años de edad y quien fue brutalmente golpeada la semana pasada por su esposo Julio Aponte en la estación de autobuses de la calle 163 y avenida Fort Washington en el Alto Manhattan, murió el viernes mientras estaba en coma inducido en cuidados intensivos en el Centro Médico Presbiteriano de la Universidad de Columbia.
Se identificaba en su cuenta de Instagram como IsabelKAponte. En el ata-que por celos, Aponte de 63 años de edad, usó una herramienta utilizada generalmente para forzar candados en puertas, cajas y levantar objetos pesados, conocida por los dominicanos como “Pata de Cabra”

La policía dijo ayer lunes en un comunicado que la señora Kelly pereció por las graves he-ri-das recibidas de los golpes brutales que le propinó Aponte delante de numerosos pasajeros y luego se entregó en un estacionamiento privado en la calle 137 en Harlem, hasta donde huyó en una motocicleta que abordaba.


Originalmente fue acusado por intento de ase-sina-to, asalto, agresión y tenencia de un arma peligrosa, pero después de la muerte de la mujer, el cargo evoluciona al de asesinato.


Aponte perpetró la agresión brutal a las 7:00 de la mañana cuando la víc-ti-ma, esperaba el autobús en el que acostumbraba a transportarse para ir a su trabajo todos los días.

Ella trabajaba como secretaria en la escuela PS 192, cerca de City College y tenía un hijo adolescente. La pare-ja residía en el Este de Harlem.


La pareja era casada y el hombre entró enfurecido en ce
los, reclamándole en presencia del gentío que lo estaba engañando con otro hombre y le preguntó “¿porqué”.

Varios pasajeros en la parada llamaron al 911 mientras Aponte escapaba de la escena, creyendo que su esposa había muer-to en ese momento, pero cuando fue al estacionamiento en Harlem, uno de los empleados le aconsejó llamar al 911 y entregarse lo que hizo después de la agresión.

Cuando los policías llegaron para arrestarlo, les dijo que él había matado a su esposa porque lo estaba engañando.
Kelly fue hallada en el pavimento por la policía con un traumatismo craneoencefálico severo, que le provocó un ataque cardíaco.


Fue transportada por los paramédicos el referido hospital. «¿Cómo te atreves a engañarme?», le gritaba Aponte a la esposa.


Los vecinos de la pareja, que reside en Harlem, dijeron que Aponte era un bebedor empedernido y la mujer era una trabajadora escolar de la zona y madre de un hijo adolescente.

Las estadísticas policiales revelan que en la ciudad se han reportado en lo que va de año 5,374 incidentes de violen-cia doméstica, que incluyen asesi-natos, violaciones y agresiones.