Cáncer de testículo, el más común en el adulto joven entre 20 y 34 años

Se fugan 23 hombres se escapan de un cuartel de la Policía en Haina; reapresan 4 de ellos
abril 8, 2021
Empleados dejan abandonado camión de valores y cargan con dinero en Santiago
abril 8, 2021
Mostrar todo

El cáncer de testículo se produce cuando las células de los testículos crecen y se multiplican sin control, dañando el tejido sano circundante e interfiriendo en la función normal del testículo.

“Este cáncer es el más común en el adulto joven, ya que afecta principalmente a hombres de entre 20 y 34 años”, especifica la Dra. Jazmín García @drajazmincarcia, radioncóloga del Centro de Radioterapia Integral RADINOC.

Sin embargo, cuando el cáncer de testículo se detecta precozmente, hay más de un 90% de probabilidades de curación, dice la especialista.


Recomienda que periódicamente, como hacen las mujeres con la mama, los hombres se hagan una autoexploración testicular, ya que este cáncer, en su fase temprana, no duele ni tiene sangrado ni presenta ningún otro síntoma, simplemente se nota que el testículo ha cambiado de tamaño o presenta un bulto, una masa indurada que normalmente no debería estar ahí.

Se le ha llamado el cáncer de la “novia”, siendo la pareja quien es la primera en detectar algo anormalmente en ocasiones.

En ocasiones puede darse la sensación de pesadez en el escroto, un dolor sordo en la porción inferior del abdomen o la ingle, o incluso molestias localizadas en un testículo o bien en el escroto. “La mayoría de estos síntomas no tienen por qué ser cáncer, pero, en caso de observar uno o más de ellos, hay que consultar al urólogo”, señala la Dra. Jazmín García, radioncóloga.

En algunos casos también influyen factores externos, como pueden ser las atrofias testiculares, que pueden ser secundarias a enfermedades, como por ejemplo la parotiditis.

De acuerdo a la especialista otro factor puede ser la contra lateralidad; es decir, si el paciente ha tenido en un testículo un tumor, puede ser que se desarrolle en el otro y aunque menos común, también puede darse por alteraciones cromosómicas.