Padre de mujer que ultimó chino pide perdón a los familiares de la víctima
abril 26, 2022
Madre apuñala a su perro para salvar la vida de su hija de un año
abril 26, 2022
Mostrar todo

Los bebedores de café en República Dominicana y toda Latinoamérica seguirán pagando caro cada taza por cuenta de una tormenta perfecta – la elevada inflación que trajo consigo la reactivación económica tras la pandemia, un clima extremo, los desafíos logísticos que supuso la covid-19 y la crisis del suministro de fertilizantes a causa de la invasión rusa a Ucrania.

Estos factores no solo han puesto en riesgo el suministro del café para millones de consumidores, sino que vienen disparando las alarmas en los mercados financieros desde 2021 cuando el precio del grano alcanzó cifras no vistas en una década, con cerca de un aumento del 80%.

Uno de los capítulos más fuertes de esta crisis se escribe en Brasil desde 2021. El año pasado, los cultivos fueron golpeados por la furia del clima- primero con una sequía prolongada y, meses más tarde, con la peor helada que vivió el país desde 1994.

En ese contexto —en el que en opinión de los analistas consultados por Efe también han influido los problemas de logística vinculados con la pandemia— el precio medio del saco de café aumentó un 74,5 % en el último año, tras pasar de los 131 dólares en el primer trimestre de 2021 a los 228 dólares entre enero y marzo de este año, según los datos de Consejo de los Exportadores de Café (Cecafé).

Y estamos hablando de un país con un peso decisivo en los precios internacionales del café por su condición de mayor productor y exportador mundial- en la última década, cerca del 70 % de la producción brasileña tuvo como destino el resto del mundo.

El incremento del precio del grano permitió que la facturación de los exportadores saltara un 60,8 % en los primeros tres meses del año, hasta 2.424 millones de dólares, el mayor en los últimos cinco años, pese a que el volumen embarcado disminuyó un 7,8 %.

El aumento del precio del café también se ha sentido en las mesas de los brasileños, los segundos mayores consumidores del mundo, que han visto cómo el alza ya supera el 60 % en los últimos doce meses, considerando los más recientes datos de inflación.