PLD sale en defensa de Jean Alain Rodríguez; exige Gobierno respetar debido proceso
junio 25, 2021
Repatrían 38 inmigrantes dominicanas interceptados en Puerto Rico
junio 25, 2021
Mostrar todo

Santiago.- Al menos ocho empleadas del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (CONANI) que laboran en un hogar de paso en el municipio de Jarabacoa, La Vega, fueron apresadas por la Policía Nacional, acusadas de abuso físico y psicológico en perjuicio de menores de edad que estaban internos en dicho hogar de acogida.


De acuerdo al informe policial de este viernes, las detenidas con órdenes de arresto fueron identificadas como Marlen Cristina Walter Ángeles, Lucrecia Mercedes Espinal Flores, Teresa Antonia Betances Mejía, María Cristina Pérez de Alonzo, Dilenia del Carmen de León, María Mercedes Durán, Carina Mateo y Rosa Annieris Hernández de Sánchez.

En la ejecución de orden de arresto participó el magistrado fiscalizador del Juzgado de Paz de Jarabacoa, Scarlin Polanco.


Las empleadas de la institución que atiende menores en condiciones de vulnerabilidad fueron apresadas tras una orden de arresto en su contra por una denuncia del Consejo Nacional para la Niñez y Adolescencia (Conani), detalla el informe preliminar de la Policía.


La denuncia explica que la directora de la institución, acompañada de otros funcionarios, se trasladó en fecha 15 de noviembre del año pasado al hogar de paso en Jarabacoa con el fin de hacer una visita de supervisión.

En dicha inspección las autoridades de esa entidad se encontraron con el centro en un estado de abandono e insalubridad.


Apresan ocho empleadas de Conani por maltrato a menores en JarabacoaA su llegada fue abordada por las niñas de ese hogar, quienes le expresaron diversas quejas delicadas y que merecen una profunda indagación.


El informe policial de este viernes indica que entre las quejas comunicadas por las menores supuestamente figuran que eran objetos de abusos, maltrato físico y psicológico por parte del personal que los atiende en dicho centro.


Además, por falta de alimentación adecuada y balanceada, así como práctica de barbarie, consistente en insultos y vejaciones, amarrar a las niñas con sogas en la cama y el no suministrarle los productos necesarios para su aseo.